Bar La Espiga
DIRECCIÓN: c/San Marcial, 48, 20006 Donostia San Sebastián
PRECIO: 25/35€ PUNTUACIÓN: 9
Bar La Espiga: toda una institución en San Sebastián
9Nota Final

Bar La Espiga ha sido y es toda una institución en Donosti. Abrió sus puertas en el año 1928 de la mano de Jesús Castro y María Luisa San Martín. Años más tarde su hijo José Mari se hizo cargo del negocio junto a su esposa Garbiñe, que hasta hace pocos años seguía al frente de la cocina. En la actualidad se encuentran tres de sus hijos(Jesús, Txema y Luma) sirviendo las mismas banderillas intemporales y los mismos pintxos de toda la vida y que año tras año causan furor en la ciudad de San Sebastián.

El local , situado en pleno centro de San Sebastián, consta de dos pisos. El piso de arriba, con una hermosa barra de hierro oxidado llena de pintxos muy apetitosos se prolonga hasta las escaleras del piso de abajo con un comedor recientemente renovado y muy acogedor. Llama la atención el precioso cuadro de Eduardo Chillida Belzunce, hijo del fallecido escultor vasco Eduardo Chillida, con la hermosa bahía de la concha como telón de fondo del comedor.

Sin duda es uno de nuestros rincones favoritos de San Sebastián.

Recomendamos en Bar La Espiga

  • Los pintxos : delicia, chorrera y milanesa. ¡Tienen gran surtido de anchoas! Excelente ensaladilla rusa y alcachofas fritas.
  • “Las almóndigas de la amatxo” es un plato guisado de 10!
  • Los Guisantes lágrima de San Sebastián con yema de huevo de caserío y jamón ibérico frito.
  • Las zamburiñas
La famosa "Delicia". Pintxo espectacular del Bar La Espiga

La famosa “Delicia”. Pintxo espectacular del Bar La Espiga

Las "gildas". Pintxo estrella de la ciudad de San Sebastian. Anchoa, aceituna y guindilla.

Las “gildas”. Pintxo estrella de la ciudad de San Sebastián. Anchoa, aceituna y guindilla.

Guisantes lagrima de San Sebastián con yema de huevo de caserio y jamón ibérico frito

Guisantes lágrima de San Sebastián con yema de huevo de caserío y jamón ibérico frito

Zamburiñas de la espiga

Zamburiñas de la espiga